Conéctate con nosotros

Principios de economía

¿Qué es el latifundio?

Publicado

on

Latifundio

Latifundio se le llama a ciertas explotaciones agrarias de grandes dimensiones. Los requisitos específicos para considerar a una extensión agrícola como un latifundio varían de acuerdo al contexto.

Actualmente el término latifundio es utilizado de manera peyorativa, usado para designar a unidades agrícolas ineficientes las cuales no hacen uso apropiado de los recursos disponibles y mantienen a sus trabajadores en condiciones precarias. Muchos países a lo largo de la historia han tratado de reducir la prevalencia de los latifundios en su territorio mediante reformas agrarias destinadas a repartir la tierra y/o incrementar la eficiencia de esta.

 

Historia

La base de los latifundios en España y Sicilia fue el ager publicus que recayó en la dispensación del Estado a través de la política de guerra de Roma en el siglo I AC y el siglo I DC. Hasta un tercio de la tierra cultivable de una nueva provincia era tomada para agri publici y luego dividida con al menos la ficción de una subasta competitiva para arrendamiento en lugar de propiedad absoluta.

Más tarde en el Imperio, como los contratos de arrendamiento fueron heredados, la propiedad de las antiguas tierras comunes se estableció por la tradición, y los arrendamientos se convirtieron en gravables.

Los primeros latifundios se acumularon como botín de guerra, confiscados a los pueblos conquistados a principios del siglo II AC. Los latifundios prototípicos fueron las fincas romanas en Magna Gracia (sur de Italia) y en Sicilia, el latifundio se expandió con la conquista, a las provincias romanas del Magreb y en Hispania Bética, el sur de España.

Las grandes propiedades de la villa en la Campania alrededor de Roma, en el valle del Po y en el sur de la Galia, organizaron poblaciones en una economía autosuficiente, más similar a las haciendas de América Latina, mientras producían petróleo, vino o garum para la exportación.

La práctica de establecer colonias agrícolas como una forma de compensar a los soldados romanos formaba pequeñas propiedades, que serían acumuladas por grandes terratenientes en tiempos de escasez. Por lo tanto, la dirección, a lo largo del tiempo, fue en consolidaciones más grandes de tenencias de tierras.

La propiedad de la tierra, organizada en los latifundios, definió la clase senatorial romana. Era la única fuente aceptable de riqueza para los senadores, aunque los romanos de la élite establecerían a sus libertos como comerciantes mercantes y participarían como socios silenciosos en las ganancias a las que los senadores estaban descalificados.

Los latifundios comenzaron rápidamente la consolidación económica a medida que las fincas más grandes lograron mayores economías de escala y los senadores no pagaron impuestos sobre la tierra. Los propietarios volvieron a invertir sus ganancias comprando granjas vecinas más pequeñas, ya que las granjas más pequeñas tenían una productividad más baja y no podían competir, en un antiguo precursor del agro negocio.

Con el colapso del Imperio Romano de Occidente, el sistema de villas en gran parte autosuficiente de los latifundios se mantuvo entre los pocos centros político-culturales de una Europa fragmentada.

Estos latifundios habían sido de gran importancia económica, hasta que el comercio a larga distancia de vino y aceite, grano y garum se desintegró, pero las extensas tierras controladas en un solo par de manos aún constituían poder: se puede argumentar que los latifundios formaban parte de la base económica del sistema social feudal europeo.

 

En Latinoamérica

En Latinoamérica el sistema de latifundio se perpetuo bajo el concepto de hacienda. Las haciendas se desarrollaron como empresas económicas con fines de lucro vinculadas a mercados regionales o internacionales.

El dueño de una hacienda se llamaba hacendado. Aunque la hacienda no está directamente vinculada a las primeras concesiones de mano de obra indígena americana, la encomienda, muchos tenedores españoles de encomiendas adquirieron tierras o desarrollaron empresas en las que tuvieron acceso a ese trabajo forzoso.

A pesar de que las fincas privadas que comprendían la mayoría de las haciendas no tenían un vínculo directo con la encomienda, no obstante están vinculadas. Los encomenderos estaban en posición de conservar su prominencia económicamente a través de la hacienda.

Como la encomienda era una subvención de la corona, los tenedores dependían de la corona para su continuación. A medida que la corona se movía para eliminar la encomienda con su oferta de mano de obra, los españoles consolidaron las propiedades privadas y reclutaron mano de obra gratuita de manera permanente u ocasional.

La tendencia a largo plazo fue la creación de la hacienda como propiedad privada segura, que sobrevivió al período colonial y al siglo XX. Los estados se integraron a una economía de mercado dirigida al sector hispano y cultivaron cultivos como azúcar, trigo, frutas y verduras y produjeron productos de origen animal como carne, lana, cuero y sebo.

Le sugerimos leer el siguiente artículo: Factores de producción

 

Ingeniero Industrial, especialista en Logística, Cadena de Abastecimiento, Marketing de contenidos, Finanzas y presupuestos. Co-fundador de abcfinanzas.com y Fundador del sitio web ingenieriaindustrialonline.com.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Principios de economía

¿Qué es rigidez económica?

Publicado

on

Rigidez económica

La rigidez económica implica una carencia de flexibilidad o de adaptación. En la economía nos referimos a la rigidez económica de dos formas distintas:

  • Se le llama rigidez económica al comportamiento rígido de una variable, el cual se caracteriza por su poca elasticidad o cuando la respuesta de dicha variable a los cambios de otra es mínima o nula. En este sentido, por ejemplo, si la demanda de un bien no cambia cuando se da un cambio en los precios o si los gastos de un agente no ceden ante una disminución en la renta, se dice que la demanda o el gasto son de carácter rígido, pues estos no dan la respuesta esperada frente a los cambios. De la misma manera, la rigidez podría tomarse como un concepto muy similar para identificar la inelasticidad.
  • También se le denomina rigidez económica al comportamiento que pueda poseer toda una economía como conjunto. Un sistema se considera rígido si no posee la capacidad para responder rápidamente a los cambios en la demanda, también si no busca incorporar nueva tecnología, si su tasa de interés o tasa de cambio responden lentamente a los estímulos y en otros casos más. Este tipo de rigidez de naturaleza netamente estructural, depende bastante del papel que juegue el estado en la economía, pues gracias a sus regulaciones (y también aquellas impuestas por sindicatos) se impide la rápida acción y adaptación que pueda tener el mercado.

Lea también: ¿Qué es la economía?

La rigidez de gasto como indicador

El indicador de rigidez económica mide el porcentaje de los gastos sobre el total de los gastos que posee una mayor obligación y responsabilidad, por este motivo la reducción de estos gastos es más difícil de manejar. Este indicador puede tener en cuenta tanto datos de ayuntamientos como datos de diputaciones.

El indicador de rigidez de gasto mide esos gastos sobre los que las empresas tienen una mayor responsabilidad de hacer frente y por esto, reducirlos es realmente difícil sin tomar ciertas medidas. Por este motivo, este indicador se basa en los costes que normalmente son fijos y se vinculan de manera directa al funcionamiento de los servicios (principalmente en aquellos que implican un mayor compromiso y no son susceptibles a las reducciones).

La fórmula para calcular la rigidez de gasto es la siguiente:

Donde:

  • GP: son los gastos del personal
  • GF: son los gastos financieros
  • GOC: son los gastos por operaciones corrientes

Los gastos de personal

Estos gastos incluyen todo tipo de retribuciones y también indemnizaciones, independientemente si estas son en dinero o en especie, las cuales tienen el propósito de satisfacer al ayuntamiento, a los organismos autónomos, la seguridad social, la administración local, las cotizaciones sociales, y en general, los planes pensionales y cualquier retribución que represente un beneficio para las entidades estatales o causas sociales. Estas son aquellas que benefician socialmente a todo el personal que hace parte del ayuntamiento, sin importar su relación laboral con el mismo (a funcionarios, personal laboral, contratistas, personal de confianza, etc.).

Los gastos financieros

Con esto nos referimos a los gastos que se destinan al pago de intereses y a los demás gastos surgidos de todos los tipos de operaciones financieras que contraen los Organismos estatales o el ayuntamiento. Así mismo, tiene en cuenta los gastos de emisión o formalización, modificación o cancelación, de cualquier operación financiera realizada.

Características del índice

Entre menor sea este índice, indicara el margen de “maniobra” que tiene a disposición la entidad que lo realice, para destinar gastos a otras obligaciones. Entonces, si el índice es mayor, indica que los municipios poseerán una mayor facilidad para reducir los gastos públicos en ellos, puesto que los gastos en bienes comunes, servicios y transacciones corrientes son más fáciles de reducir que aquellos gastos del personal o los gastos financieros que generalmente poseen un alto grado de rigidez.

Los gastos en el personal y otros gastos financieros recogen una serie de desembolsos sobre los cuales, las entidades, poseen un enorme compromiso, esto porque se tratan de costos fijos vinculados directamente al funcionamiento de los servicios públicos y a los servicios de la deuda pública. Por este motivo, se consideran menos susceptibles a una reducción a comparación de otro tipo de gastos.

También le puede interesar: Los 10 principios de la economía.

Sigue leyendo

Principios de economía

¿Qué es el socialismo?

Publicado

on

El socialismo

Se llama socialismo al sistema económico y social que posee unas bases ideológicas en defensa de la propiedad pública o colectiva, en frente de la propiedad privada (refiriéndonos más específicamente a los medios productivos y de producción). Con respecto a su concepto, ocupa el lugar como la posición económica y social contraria al capitalismo. En teoría, el socialismo seria la etapa anterior al comunismo. En el comunismo los obreros eran quienes controlaban los medios de producción de forma completa y así mismo, se organizaban sin ningún tipo de clase social.

Según el socialismo, el motivo principal de este es la obtención de una sociedad justa y de carácter solidario, la cual no posea clases sociales y en la que la riqueza sea repartida de manera igualitaria entre todos los individuos.  Para lograr esto, los medios de producción no pueden hacer parte de la propiedad privada, pues esto promueve que estos medios tarde o temprano hagan parte de la minoría capitalista que domina los mercados y así, esta aprovecharía su posición de poder para controlar a los consumidores y a los trabajadores.

Existen otros tipos de socialismo que difieren un poco de las ideas comunes del socialismo, por ejemplo: el socialismo de mercado o el socialismo libertario.

En otras palabras, este concepto propone y busca que la economía sea planificada y por este motivo, los medios de producción deben ser dirigidos por el estado, el cual tendría la misión de mediar entre los mercados y proteger al pueblo buscando que este tenga una situación social justa.

Lea también: El papel del gobierno en la economía

 

Fundamentos principales del socialismo

A pesar de que el concepto sufra ciertos cambios a lo largo del tiempo, siempre se basa en unos fundamentos básicos, estos son:

  • Siempre estará basado en la propiedad colectiva de los medios productivos y de distribución, pues esta es la base para buscar el bien social.
  • La riqueza no debe ser de los jefes capitalistas, sino que esta se debe repartir de manera igualitaria para que con esto se eliminen las clases sociales; las cuales son causantes de los problemas sociales más graves.
  • El estado debe intervenir en los ámbitos sociales y económicos, de esta manera no permite que el mercado tenga toda la capacidad de control y decisión. Es decir, el mercado es mucho más centralizado que en sistema capitalista.

También le puede interesar: El capitalismo.

El socialismo a través del tiempo

En general, un estado se considera socialista si cuenta con una estructura de estado fuerte y que tenga un poder extenso en la toma de decisiones con respecto a los ámbitos sociales y económicos (principalmente en la distribución de bienes y renta). A pesar de que, teóricamente, el pueblo es quien debe controlar a los gobernantes por medio de distintos mecanismos democráticos; muchos sistemas socialistas han terminado por convertirse en sistemas totalitarios y en general, sistemas que no defienden la libertad individual.

A través  de los años, el pensamiento socialista ha evolucionado desde sus principios más clásicos a otros principios más abiertos y con aceptación al libre comercio; pero siempre teniendo en cuenta los principios básicos mencionados anteriormente (control del gobierno en el aspecto económico y social, protección del ciudadano con el fin de evitar el abuso y la desigualdad, promover la justicia social, etc.). Esta postura “abierta” que mencionamos es conocida como el socialismo de mercado o un sistema socialdemócrata, al cual se le considera como un sistema económico mixto.

También le puede interesar: ¿Qué es el comunismo?

 

Un poco de historia sobre el socialismo

El término socialismo apareció por primera vez en 1834 gracias al empresario británico Robert Owen. En el siglo XIX, en pleno proceso de proletarización masiva (causado por el acogimiento del capitalismo industrial) el socialismo se vio obligado a evolucionar de ideología económico política a un sistema social, económico y político como tal; el cual se basó en una organización planificada de la producción con respecto a unos fines establecidos para el bien social. Se le denominó movimiento socialista en algunos lugares, pues eran los movimientos en pro a la reforma laboral.

El socialismo fue sintetizado a partir de algunas ideas y escritos provenientes de diversos grupos y pensadores en busca de un sistema justo, el socialismo se impulsa casi que completamente de la teoría marxista, la cual desprende al socialismo de cualquier idealismo moral y político. De esta manera, el socialismo es fundamentado como “una necesidad” para el desarrollo tecnológico.

Le sugerimos leer el siguiente artículo relacionado: ¿Qué es el marxismo?

 

 

Sigue leyendo

Principios de economía

¿Qué es saturación en economía?

Publicado

on

Saturación

El término saturación le podemos adjudicar tres definiciones similares:

  • Le llamamos saturación a ese nivel en la demanda de un bien o servicio, que está por encima del nivel donde no se espera incrementos, pues ya todos los demandantes tienen satisfechas sus necesidades.
  • También se le llama saturación a esa situación del mercado donde la demanda de un producto aumenta de manera lenta gracias a que sus demandantes ya poseen aquel bien o servicio, de esta manera la oferta solo satisface la necesidad de reposición cuando hay unidades obsoletas o satisface a los nuevos demandantes que ingresan por primera vez a ese mercado.
  • Otra definición, es el momento donde el nivel de demanda de un bien o servicio alcanza cierto punto y desde este no se pueden esperar nuevos incrementos, gracias a que la mayor parte de los demandantes tienen cubiertas sus necesidades.

El punto de saturación es el nivel en el consumo donde el consumidor ya no obtiene una utilidad al adquirir el producto y aquellas unidades adicionales obtenidas nuevamente, o no le satisfacen o empiezan a disminuir su utilidad total. En el punto de saturación no puede esperarse ningún tipo de incremento en la demanda, pues los mismos consumidores no desean adquirir unidades adicionales ya que estas no representan una utilidad o pueden ser desventajosas.

Por ejemplo, supongamos un consumidor que tiene un punto de saturación de café a las 3 tasas, este recibe normalmente las tres tasas que le aportan utilidad, pero a la cuarta tasa ya no adquiere utilidad y por ende no la recibiría; suponiendo que le adquiere una sexta tasa, esta podría ser dañina pues le haría sentir mal y por ende se dice que disminuye su utilidad.

Lea también: ¿Qué es el consumo colaborativo?

 

Las características de la saturación

El punto de saturación tiene unas características muy específicas, estas son:

  • La utilidad marginal que obtiene el consumidor es cero.
  • Si se tiene un mercado en un punto de saturación, no puede esperarse un aumento en las demandas a menos de que este obtenga nuevos clientes en su mercado o reemplace sus bienes obsoletos.
  • El consumo de unidades adicionales en el punto de saturación puede ser indiferente o perjudicial para el consumidor.

 

¿Cómo se halla el punto de saturación?

La ubicación del punto de saturación va a depender netamente de las preferencias que tenga el consumidor. La existencia de este límite es gracias a la “ley de utilidad marginal decreciente”, la cual afirma que a medida que se consumen unidades adicionales de un bien, cada una de estas da menor utilidad que la anterior; por ejemplo, la segunda cerveza nunca podrá dar la misma utilidad que la primera, así mismo la tercera no podrá dar más utilidad que la segunda y así sucesivamente. Cuando una utilidad adicional no reporta utilidad (es decir, su utilidad es cero) puede decirse que se ha llegado al punto de saturación.

La ley de utilidad marginal decreciente y el concepto de punto de saturación tienen una explicación muy lógica. Cuando el consumidor le da un gran valor a las primeras unidades que consume, pero cada vez que adquiere más de estas cae su utilidad gradualmente. Este comportamiento puede verse claramente en el consumo de muchos bienes. Supongamos otro ejemplo, un consumidor está realmente hambriento, la primera porción que recibe es muy valiosa, pues le aporta un máximo de utilidad para calmar su hambre (así mismo, podría estar dispuesto a pagar mucho más de lo normal por esta), pero a medida que consume dos, tres, cuatro porciones de comida adicionales, su hambre ya ha sido calmada y por ende ya no tendría valor, además, ese montón de porciones adicionales podría enfermarle y acabar con esa utilidad.

Gráficamente el punto de saturación se ve en la curva de utilidad. Cuando la curva de utilidad marginal es decreciente hasta un punto de saturación donde puede pasar a ser negativa. Por este motivo, la curva de utilidad total es creciente (pues en esta se suman cada una de las utilidades marginales positivas) hasta llegar al punto de saturación donde esta curva comienza a decrecer.

Hay que tener en cuenta que la adquisición de estas unidades no solo depende de las necesidades del consumidor, sino también de su capacidad, pues así el consumidor esté dispuesto a pagar mucho por esa primer unidad del bien, pero no tenga la capacidad adquisitiva, nunca podrá calmar esa necesidad.

Le sugerimos leer el siguiente artículo relacionado: Utilidad marginal.

 

Sigue leyendo

Administración financiera

Finanzas personales

Tendencias