Conéctate con nosotros

Emprendimiento

Historia de los bancos centrales

Publicado

on

Historia de los bancos centrales

Durante más de 300 años, el poder de los bancos centrales ha disminuido y fluido a medida que los gobiernos a su vez han incrementado y restringido sus responsabilidades en respuesta a la necesidad económica y la moda intelectual. Los gobiernos han pedido a los bancos centrales que persigan varios objetivos a la vez: estabilizar las monedas; luchar contra la inflación; salvaguardar el sistema financiero; coordinar la política con otros países; y revivir economías.

Pero ¿Cuál es la historia de estas poderosas instituciones?

 

Historia temprana

Los primeros bancos centrales se crearon para incrementar el poder financiero de los gobiernos. El pionero fue Sveriges Riksbank, creado como una herramienta de gestión financiera sueca en 1668. Pero la plantilla fue establecida por el Banco de Inglaterra, establecido en 1694 por Guillermo III, gobernante tanto de Gran Bretaña como de los Países Bajos, en medio de una guerra contra Francia.

A cambio de un préstamo a la corona, el banco obtuvo el derecho de emitir billetes. Los monarcas siempre habían sido propensos al incumplimiento y tenían el poder de impedir que los acreedores aplicaran sus derechos. Pero William dependía del apoyo del Parlamento, que reflejaba los intereses de quienes financiaban el banco central. La creación del banco tranquilizó a los acreedores y facilitó y abarató el endeudamiento del gobierno.

El papel moneda era un medio de cambio más útil que el oro o la plata, particularmente cuando se trataba de grandes cantidades. Los bancos privados pueden emitir notas, pero son menos confiables que las impresas por un banco nacional, respaldado por un gobierno con poderes para recaudar impuestos. Debido a que el papel moneda era un medio de intercambio más manejable, las personas tenían más posibilidades de comerciar; y a medida que la actividad económica creció, las finanzas del gobierno mejoraron. Los gobiernos también notaron que emitir dinero por más que su valor intrínseco era una ganancia pequeña y agradable.

Alexander Hamilton, el primer secretario del Tesoro de Estados Unidos, admiraba el sistema financiero de Gran Bretaña. Las finanzas habían sido caóticas después de la independencia: la primera moneda de los Estados Unidos, la Continental, se vio afectada por la hiperinflación. Hamilton creía que una estructura financiera reformada, incluido un banco central, crearía una moneda estable y un menor costo de la deuda, lo que facilitaría el florecimiento de la economía.

 

El patrón oro

Gran Bretaña eventualmente se movió al patrón oro, por accidente, después de que Royal Mint estableciera el valor del oro, en relación con la plata, más alto de lo que era en el extranjero a fines del siglo XVIII, y así la plata fluyo hacia el extranjero.

Dado que las notas del Banco de Inglaterra podían canjearse a demanda por oro, el banco estaba comprometido a mantener el valor de sus notas en relación con el metal. Por extensión, esto significaba que el banco estaba comprometido con la estabilidad de la libra esterlina como moneda.

La convertibilidad del oro se suspendió durante las guerras napoleónicas: la deuda pública y la inflación se dispararon. El Parlamento lo restauró en 1819, aunque solo forzando un período de deflación y recesión. Durante el resto del siglo, el banco mantuvo el patrón oro con el resultado de que los precios apenas se movieron a largo plazo. Pero el corolario fue que el banco tuvo que elevar las tasas de interés para atraer capital extranjero cada vez que sus reservas de oro comenzaban a caer.

En efecto, esto puso la carga del ajuste económico en los trabajadores, a través de salarios más bajos o un mayor desempleo. El orden de las prioridades no fue una sorpresa cuando la votación se limitaba a hombres con propiedad. Era un buen momento para ser un rentista.

El siglo XIX vio surgir otra responsabilidad para los bancos centrales: gestionar las crisis. El capitalismo siempre ha estado plagado de pánicos financieros en los que los prestamistas pierden confianza en la solvencia de los bancos privados. El comercio sufrió en estos momentos ya que los comerciantes carecían de la capacidad de financiar sus compras.

En el pánico de 1825, la economía británica fue descrita como “dentro de las veinticuatro horas de un estado de trueque”. Después de esta crisis, se estableció la convención de que el Banco de Inglaterra actuaría como “prestamista de último recurso”. El banco central debería prestar libremente a los bancos solventes, que podrían proporcionar garantías, a tasas elevadas.

Cuando otros países se industrializaron en el siglo XIX, copiaron aspectos del modelo británico, incluido un banco central y el patrón oro. Ese fue el patrón en Alemania después de su unificación en 1871.

 

Las guerras mundiales y el colapso del patrón oro

Antes de 1914 los bancos centrales habían cooperado para mantener las tasas de cambio estables. Pero el inicio de la primera guerra mundial colocó las necesidades internas muy por delante de cualquier compromiso internacional. Ningún banco central estaba dispuesto a ver que el oro abandonara el país y terminara en las bóvedas enemigas.

El Banco de Inglaterra suspendió el derecho de las personas a convertir sus billetes en lingotes; este nunca fue completamente reinstalado. En la mayoría de los países, la guerra se financió en gran medida con préstamos: los bancos centrales reanudaron su papel original como brazos de financiación de los gobiernos y aumentaron la demanda de los inversores por la deuda de guerra. La expansión monetaria y la inflación rápida siguieron.

Durante la segunda guerra mundial, los bancos centrales reanudaron su papel desde el principio: mantener bajas las tasas de interés y garantizar que los gobiernos puedan pedir préstamos para financiar el gasto militar. Después de la guerra, se instauro el sistema de Bretton Woods, el cual estaba basado en torno al dólar y al oro.

En muchos países, los ministerios de finanzas desempeñaron el papel dominante en la decisión sobre las tasas de interés, dejando a los bancos centrales responsables de la estabilidad financiera y el mantenimiento de los tipos de cambio, que se fijaron bajo el régimen de Bretton Woods.

Pero al igual que el patrón oro, el sistema dependía de la voluntad del gobierno de subordinar las prioridades nacionales al tipo de cambio. En 1971, Nixon no estaba dispuesto a asumir este costo y el sistema de Bretton Woods colapsó. Las monedas flotaron, la inflación despegó y, lo que es peor, muchos países sufrieron un alto desempleo al mismo tiempo.

Esta crisis les dio a los bancos centrales la oportunidad de desarrollar los poderes que tienen hoy. Los políticos habían demostrado que no se les podía confiar en la disciplina monetaria: les preocupaba que el endurecimiento de las políticas para evitar la inflación alejaría a los votantes. Milton Friedman, economista de Chicago y premio Nobel, lideró un cambio intelectual a favor de los mercados libres y el control del crecimiento de la oferta monetaria para mantener baja la inflación, llevándonos al sistema predominante en el mundo moderno, donde los bancos centrales son entidades independientes cuya principal tarea es el control de la inflación.

Ingeniero Industrial, especialista en Logística, Cadena de Abastecimiento, Marketing de contenidos, Finanzas y presupuestos. Co-fundador de abcfinanzas.com y Fundador del sitio web ingenieriaindustrialonline.com.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emprendimiento

Método GTD

Publicado

on

Método GTD

Las siglas GTD significan: Get Things Done

Este es un método sobre la productividad, fue desarrollado por el consultor e instructor de productividad David Allen. Este método ha sido aceptado alrededor del mundo como uno de los métodos de organización personal más eficiente.

Podemos definir más precisamente al método GTD como una metodología basada en el principio de que las personas necesitan liberar su mente de todas aquellas responsabilidades pendientes guardándolas en un lugar específico de la misma, de tal manera que no se necesite recordar aquello por hacer para poder concentrarse en la realización de otras tareas.

 

¿Por qué se llama Get Things Done?

Como ya mencionamos, el get things done es un método planteado por primera vez y muy específicamente por David Allen, plasmado en el libro que lleva el mismo nombre. En este se explica que es exactamente el GT y toda la metodología que este lleva consigo, también se plantean varios ejemplos y lo más importante, muestra las razones por las cueles es necesario organizarse por medio de este método.

 

¿Qué es el método Get Things Done?

En el libro, Allen afirma que naturalmente la memoria de los individuos es insuficiente, para explicar esto Allen plantea y recuerda aquellas situaciones donde nuestra memoria no recuerda alguna tarea en aquellos momentos donde no podemos hacer nada para cumplirla y así mismo, cuantas veces la memoria no nos recuerda las tareas en esos momentos que si se puede o se debe cumplirla.

Entonces, bajo lo anterior podemos decir que el método GTD es una guía o unos pasos a seguir para mejorar la forma en la que se recuerdan y organizan las tareas en la mente para que así se aproveche mejor el tiempo en las tareas que si pueden hacerse; de la misma manera se mejorara la productividad puesto que se cumplirá con las responsabilidades en el tiempo que es.

Al ya saber que es el GTD, se puede pasar a plantear la parte más práctica del método. El método GTD está enfocado en poseer un sistema organizativo lo suficientemente confiable y obviamente externo a la memoria, el cual permite que se recuerden las cosas que deben recordarse en el momento que se tienen que recordad.

Bajo este sistema, la mente podrá estar tranquila al saber que no olvidará absolutamente y por ende, se enfoca la dedicación a las responsabilidades de forma concreta, creativa y los más importante, eficientes. De esta manera el método GTD consigue que se realice fácilmente el seguimiento, almacenamiento y la revisión de todas las responsabilidades.

 

Los principios del método Get Things Done

A Estos son los principios esenciales del GTD:

  • Recopilar: Poner en herramientas como correos, grabadoras, libretas, entre otras cosas todo aquello que se necesite para recordar
  • Procesar: para esto se debe seguir este orden

– Siempre iniciar por el principio

– Procesar un elemento a la vez

– No devolver ninguna responsabilidad o dejarla para después

– Si una tarea necesita una acción para ser realizada se debe tener en cuenta que: si lleva menos de dos minutos hay que hacerla, si no es tu responsabilidad debe delegarse a otra persona y si no se puede hacer hay que posponerla.

– Si la tarea no requiere una acción previa hay que tener en cuenta que: Archivarlo a manera de referencia, desecharla si no es necesaria y posponerla si no puede llevarse a cabo

– Si esta tarea no puede delegarse como se espera, debe informarse

  • Organizar: para organizar el tipo de tarea debe tenerse en cuenta lo siguiente:

– Las acciones próximas: elegir que elemento es más importante de llevar a cabo

– Proyectos: toda área de trabajo o de vida que necesite varias acciones para realizarse se llama proyecto.

– En espera: registra cuando se ha delegado la tarea a otro

– Algún día: cosas que deben hacerse, pero no en el momento (viajes, vacaciones, etc.)

  • Revisar: se deben revisar todas las listas de tareas, de lo contrario el método no será útil
  • Hacer: al realizar las tareas cuando se debe, se estará menos propenso a la saturación de tareas inconclusas.

 

Un poco de su autor

David Allen nació en los Estados Unidos en el año 1985 y como mencionamos anteriormente es consultor es instructor de productividad. Allen fue el creador del método GTD, empezando a explicar sus ideas de productividad alrededor del año 1980. Un tiempo después creo la David Allen Company, la cual es una empresa enfocada en lo que siempre ha profesado: la productividad; además también se dedica a formar ejecutivos en diversas áreas.

 

Sigue leyendo

Emprendimiento

Metodología Forth

Publicado

on

Metodología Forth

 

¿Qué es la metodología Forth?

La innovación Forth es una metodología ese dedica a duplicar la efectividad de los procesos de innovación enfocados en el cliente. Este método es una gran ayuda para el desarrollo y mejora de los productos, los servicios y los modelos de negocios. El método Forth ayuda a mejorar los procesos con mejoras respecto a así innovación, para que así funcionen de una forma más efectiva por medio de las tres tendencias más útiles hoy en día: el design thinking, la realidad empresarial y la creatividad.

 

¿Por qué se llama así este método?

El nombre de la metodología Forth viene de un acrónico, tomando la primera letra de cada paso a seguir en este método. De esta forma, el nombre proviene de la siguiente forma:

  • Full steam ahead: traduce la expresión “a toda máquina”
  • Observe and learn: observar y aprender
  • Reaise idea: generar ideas
  • Test ideas: probar las ideas
  • Homecoming: “volver a casa”

Con estos pasos, la metodología Forth busca ordenar el estado desordenado que pueda tener la innovación y fomentar un comportamiento para la misma, todo esto en una especie de expedición por 20 semanas. Los resultados de dicha expedición de innovación se basan en: De 3 a 5, casos de negocio para las ideas innovadoras, los cuales son acordes con la realidad de la empresa. Más adelante se explicará más detalladamente todos los pasos de este método y especificaremos lo dicho anteriormente.

 

¿En qué consiste la metodología Forth?

Como decíamos anteriormente, FORTH es un acrónimo de los cincos pasos de este método. Lo más curioso de este método es el “learning by doing” dejando de lado la elaboración de planes extensos sobre viabilidad, centrando en la acción, la búsqueda y la puesta en marcha de las acciones innovadoras.

Las fases de este método son:

  • Full Steam Ahead: como mencionamos, se refiere a la expresión “a toda máquina”. Este paso se basa en elegir un foco de la innovación, es decir, elegir las bases para llegar al éxito. En este paso se definirán los puntos que la empresa debe mejorar y cambiar; de la misma manera se delimitará el tamaño de dichos puntos y se crean equipos para desarrollar el proyecto. Cuando esto esté listo, se va a identificar y definir las oportunidades que tiene la empresa en cuestiones de innovación.
  • Observe and learn: este paso comenzara una vez se tenga el plan a seguir, la ruta que tomaremos, en lo cual se basa el paso anterior. En esta fase se descubrirá y entenderá lo que es realmente importante para el cliente y aquello que no lo es, las limitaciones que estos tienen, las tendencias del mercado, la percepción de los clientes y las oportunidades que este conocimiento pueda dar.
  • Raise ideas: este paso se basa en que, una vez se ha hecho el análisis de la información y desechado aquello que no porte valor al proceso, debe ponerse en marcha el proceso creativo. Este consiste en la generación de ideas viables, evaluarlas y desarrollar prototipos específicos de estas en base a toda la información recopilada y analizada anteriormente.
  • Test ideas: este paso consiste en llevar a la práctica dichos prototipos y así, observar cómo se comporta el grupo de clientes potenciales con estas; si la aceptan o no.
  • Homecoming: en este último paso, aquellos prototipos con una mayor aceptación se ajustarán para ser implementados en la empresa y así mismo en el mercado. Simultáneamente se crea un proceso de generación de ideas más óptimo y también se implanta en el proceso de innovación de la empresa.

 

¿Por qué es importante implementar esta metodología?

Esta metodología es una forma de vida característica de los amantes de la innovación, pues estos dejan atrás todos los métodos convencionales para abrirse a métodos novedosos y efectivos. Uno de esos métodos es el meto Forth, el cual es necesario por lo siguiente:

  • Porque si la empresa tiene un pensamiento de planeación a corto plazo, es necesario que esta innove
  • Si los procesos empresariales no son del todo organizados, no habrá buenos resultados y por esto es necesario buscar una nueva organización
  • El método fomenta la actitud de cambio en la empresa, haciéndola fresca y versátil
  • Llegar al consumidor es una lucha que debe hacerse constante mente, pues este es el que le da sentido a la empresa
  • Este método hace que se apoyen los temas de innovación entre los trabajadores.

 

Sigue leyendo

Emprendimiento

¿Qué es el Partnering?

Publicado

on

¿Qué es el Partnering?

El termino Partnering se refiere a la asociación de una empresa con otra para que así se promocione algún producto u otro tipo de promoción, con intereses mutuos. Este método no es nada nuevo, pero la economía actual está haciendo que este tipo de negocios se den cada vez con más fuerza.

 

¿Por qué el Partnering es cada vez más popular?

Este método se ha hecho cada vez más usado por el simple hecho de que no implica inversiones de ningún tipo, sino que implica una ampliación de los limites comerciales, o de la cartera de servicios (según la posición de cada partner) lo que hace que su aplicación se mas fácil y viable. En este tipo de negocios hay un partner proveedor (el cual aporta sus servicios) y un partner vendedor (el cual vende como productos propios a los clientes aquellos que realiza el otro partner).

Supongamos que se desea incrementar la cartera de servicios de una empresa. Se podría implementar esos servicios, lo cual conllevan gastos, o también se puede subcontratar esos servicios (requiere presupuesto y tiene riesgo al estar con una empresa nueva cada que se subcontrata, por ende, no se tiene la completa confianza en la misma) o se puede trabajar con un partner que solucionaría muchos de los problemas mencionados.

 

Ventajas del partnering empresarial

  • Ahorro en la inversión: cuando se trabaja con un partner no es necesario realizar una inversión inicial para mejorar la cadena de producción; como por ejemplo el espacio físico, los equipos de trabajo, el tiempo de formación para los trabajadores un campo que la empresa no conoce, entre otros.
  • Consolidación de la experiencia: cuando se encuentra un aliado que si posee experiencia en el sector que se desea llegar, en el cual no se tiene experiencia, no se debe invertir para empezar de cero no solamente en el proceso productivo, sino en el plan de desarrollo que vaya a manejar la empresa
  • Control del proceso productivo: la enorme diferencia entre subcontratar y tener un partner que acompañe por un objetivo en común, es que este compañero otorgarla capacidad del control total sobre el proceso de producción de los servicios en la empresa
  • Mayor capacidad y aumento de los servicios: la empresa ganaría nuevos servicios al integrarlos en el proceso de forma gratuita, de esta forma reduciría costes y haría el partnering aún más competitivo en el mercado
  • Mejoras en la inversión y aumento en el valor de la empresa: cuando se unen dos empresas, suman su valor económico y el potencial como una sola empresa de servicio. Haciéndola más atractiva para clientes y accionistas
  • La comodidad del cliente: las dos empresas tenían un grupo de clientes ya consolidados y por ende su unión aumentaría la satisfacción entre ambos grupos y de la misma manera, atraerá a los nuevos clientes porque ofrecerá un mejor servicio a unos precios más atractivos y competitivos.

 

Cualidades que deben buscarse en un partner

Cuando se busca un partner la idea es establecer una relación de simbiosis empresarial, por ende, la otra empresa debe ser innovadora y que busque estar en una evolución constante con la otra, de la misma forma debe garantizar una renovación y mejora en los servicios ofrecidos.

La empresa con la que se vaya a unir debe dar respuesta a las debilidades que se hayan encontrado en el negocio y que hubiesen hecho más difícil la integración del servicio en la producción. De esta manera se tendrá la oportunidad de ofrecer un nuevo servicio de calidad a los clientes, pues el partner debe tener experiencia.

Además de esta suma en las fortalezas de cada empresa, también se ampliará la red de contactos y clientes, así mismo las nuevas oportunidades de aprender y el apoyo.

Si se piensa en hacer externo o en ampliar el negocio pero no se tiene la financiación suficiente, pensar en las ventajas del partnering empresarial y valorar a las empresas más cercanas en el sector (que deseen colaborar con el negocio) es una muy buena opción, pues se pueden obtener grandes beneficios de esto, y además de los beneficios, la empresa podría ganar muchísima experiencia y así mismo, sus trabajadores se capacitarían cada vez más, pues se basan también en la experiencia de la otra empresa.

Sigue leyendo

Administración financiera

Finanzas personales

Tendencias